La empresa petroquímica brasileña Braskem es el mayor productor de polímeros del continente americano y cuenta con una amplia presencia en Brasil y México, así como una actividad creciente en los Estados Unidos. Las recientes adquisiciones y los proyectos en el campo ecológico han aumentado su producción total de polímeros hasta alcanzar más de 7 millones de toneladas, ampliamente dominados por los PE (LD, LLD, EVA), PP y PVC.

El 51% de Braskem pertenece a la familia Odebrecht y el 49%, a Petrobras, el productor nacional de petróleo brasileño, lo que garantiza un buen suministro de materias primas.

Tras la adquisición de las fábricas de PP de Sunoco en los Estados Unidos, Braskem compró los activos de polipropileno de DOW en ese mismo país y en Europa en el 2011. De este modo, puso un pie en el continente europeo.

Braskem dirige 35 plantas de producción en Brasil, los Estados Unidos y Alemania, con una capacidad total superior a los 16 millones de toneladas de producto y convierte a Braskem en un actor mundial importante en polipropileno, polietileno, PVC y productos químicos. Braskem da empleo a unas 7.500 personas y tiene unos beneficios anuales de unos 24.000 millones de USD.

Bioplásticos

Braskem es la primera empresa en empezar a producir BIO-PE a escala mundial. Este material está hecho de azúcar de caña y se comporta como un HDPE normal, pero fabricado a partir de recursos naturales. En el 2014, Braskem también iniciará la producción de BIO-PP, derivado de este mismo recurso.

La sostenibilidad y una presencia mundial son asuntos importantes en la agenda de Braskem y en el futuro tendrán lugar más inversiones.