Los productos de caucho se relacionan con casi todos los aspectos de la vida cotidiana moderna. Se puede encontrar productos de caucho prácticamente en cualquier parte desde neumáticos y componentes de automoción hasta manguitos industriales, revestimientos para suelos, aplicaciones de alimentación y médicas así como productos de caucho adhesivos.

En todo el mundo se producen, se comercializan y se consumen todos los años veinticinco millones de toneladas (25.000.000 t) de caucho natural y sintético. Como la economía mundial crece con el aumento de la industrialización de las economías emergentes, la demanda de productos de caucho y del propio caucho sigue incrementándose.

El caucho natural es la forma más antigua de caucho, pero sigue suponiendo más del 40% del volumen total, en la actualidad algo más de diez millones de toneladas al año, y su uso sigue creciendo. El caucho natural se produce a partir del cultivo del árbol Hevea Brasiliensis que, como su nombre indica, procede de América del Sur.

El caucho natural es un alto cis-poliisopreno que se forma de manera natural. En una muestra de caucho natural, aproximadamente el 94% será poliisopreno con el equilibrio adquirido a partir de ciertas resinas y proteínas de origen natural, junto con pequeñas cantidades de cenizas, suciedad y agua. Las resinas y proteínas junto con el alto cis-poliisopreno son las que dan al caucho natural sus propiedades únicas.

Hoy en día, los principales países productores de caucho natural son Tailandia, Indonesia, Malasia, la India, Vietnam y China. También el África Occidental está convirtiéndose en una región importante en la fabricación del caucho natural. Este caucho natural se procesaba en un principio en tipos de grado visual, como hojas de goma ahumadas (RSS), numerado 1-5, y crepes marrones y pálidos. El esquema de clasificación TSR (caucho técnicamente especificado) fue introducido en Malasia hace unos 50 años para facilitar a los consumidores datos mensurables de las propiedades de caucho. Ahora, los grados TSR como SMR-10, SIR-20 y SVR-CV60 suponen casi el 80% de la producción y consumo mundiales.

El caucho sintético se produjo por primera vez en Alemania a mediados del siglo XX y ahora los grados y tipos de caucho sintético suponen la mayor parte de la demanda de caucho. El caucho sintético se produce por polimerización de monómeros, comúnmente estireno y butadieno, que se polimerizan para producir caucho estireno butadieno, SBR, y también caucho polibutadieno, BR. Avances posteriores han supuesto la introducción de otros monómeros como el etileno y el propileno, que se usan en la producción de EPDM. Otros tipos de caucho sintético son el butilo, más correctamente conocido como caucho isobutileno isopreno y que se puede modificar con átomos de halógenos como cloro o bromo para producir clorobutilo y bromobutilo, junto con halobutilos y nitrilo (acrilonitrilo butadieno). Existe incluso una versión sintética del caucho natural llamada poliisopreno.

Ahora, el caucho sintético se fabrica en todo el mundo y los mayores países productores son China, los Estados Unidos, Japón, la República de Corea y Alemania.

Entre las aplicaciones tanto del caucho natural como del sintético tenemos una amplia y variada gama que incluye neumáticos, recauchutado de neumáticos, adhesivos y cintas y etiquetas adhesivas, revestimientos de suelos con caucho, manguitos industriales, juntas, caucho para piezas de enlace de metal y componentes de sistemas antivibración, productos farmacéuticos, productos de látex como guantes, preservativos y catéteres, entre muchos otros.